Un cuento de hadas

Había una vez un piso con una gran chimenea de mármol, unos pasillos anchísimos y un recibidor de ensueño. Tenía salones independientes, una gran cocina office para tener a la familia reúnida mientras tenemos el guiso haciendo chup-chup y una habitaciones exteriores súper luminosas. Este piso era esquinero y todas sus piezas principales tenían grandes ventanales, los baños estaban en perfecto estado y tenían baño y plato de ducha en la misma pieza. Resulta que este piso tenía además un pasillo elegante y espacioso, luminoso y soleado, y una gran suite con un magnífico vestidor para albergar a todos los vestidos. La entrada era magnífica, con una majestuosa puerta de madera tallada con todo detalle. Parece un cuento de hadas, verdad? pues a veces, sólo a veces los cuentos se hacen realidad!

Deja tu comentario

Deja un comentario

css.php