Todo cambia o no…

Hemos visitado el Meeting Point, que se trata del salón de sector inmobiliario de Barcelona y la verdad es que año tras año se va haciendo pequeñito hasta quedar relegado a un sólo pabellón. Nuestra sociedad se encuentra sumida en un cambio de paradigma, la crisis ha hecho tambalear muchos de los pilares sobre los que nos soportábamos hasta ahora. Ha pasado en la política, en la economía, en el comercio y me parece que los antiguos actores principales de esta obra asisten a los acontecimientos con mirada de incredulidad y deseando que todo este cambio sea fruto de una moda pasajera.

El sector inmobiliario no es una excepción. Cuando oigo a los interlocutores de mi sector hablando que la esperanza para activar las ventas es que vengan rusos o chinos (alternando año tras año), que los bancos vuelvan a enloquecer dando créditos a insolventes creo que no hemos entendido nada. No será más lógico ajustar los precios a nuestro mercado? Que las casas las puedan comprar los ciudadanos y ciudadanas que tengan unos ahorros y unos ingresos razonables? Que desterremos de una vez la desgracia que fueron los años de burbuja en vez de desear que vuelvan a cada momento?
A veces pienso que después de la gran fiesta que fue la burbuja ahora nos encontramos en el momento de la súper resaca. Cuando estás de resaca te dices: “jamás vuelvo a probar el alcohol, la próxima vez me iré a casita después de la primera copa y así no volveré a tener este espantoso dolor de cabeza”. Pues en este caso, con el tarro que nos explota y con la resaca aún en el punto álgido, es como si ya estuvieses llamado a los colegas para montar otra farra desmesurada.
El Meeting es lo mismo que fue en otros años pero en pequeño, no hay nada nuevo, el mercado ha cambiado pero los profesionales continúan mostrando maquetas, azafatas, folletos… Todo igual, menos opulencia pero igual en esencia.
El Keli nos hemos propuesto repensar las cosas, tener la honestidad de hablar con los propietarios para decirles lo que no tienen ganas de oír, poner amor y cariño en cada operación en la que trabajamos, innovar e imaginar fórmulas mejores para vender con más eficacia, utilizar las herramientas que tenemos a nuestro alcance que son baratas y fáciles de manejar y sería un crimen no usar, formarnos para conseguir la confianza de nuestros clientes y conseguir que el proceso de vender tu casa sea agradable y divertido. En Keli apostamos por ser ágiles, eficaces y cercanos, somos la Keli family y así es como queremos ser, una familia al servicio de otras familias, qué, te apuntas?

2 Comentarios

Deja tu comentario

Deja un comentario

css.php