Sopars en Positiu con Antonio Jorge Larruy

Sopars en positiu nació hace tres años para aportar un poco de positividad en nuestros entorno, el mercado inmobiliario, que estaba continuamente torpedeado por noticia catastróficas. Mes a mes, cena tras cena, esta iniciativa se ha ido consolidando, creciendo, llenando de nuevas caras amigas y sumando energías.
La cena con Antonio Jorge Larruy ha significado el inicio de un camino en un nuevo espacio, el Dos Torres, que es el escenario perfecto para este evento. Contamos además con la complicidad de todo su equipo, no sólo de su majestuoso espacio, que se han apuntado a la causa positiva con entusiasmo. Y los amigos de Vino Afortunado nos ofrecen también sus productos para brindar y los motivos de brindis son muchos!
Siempre me ha parecido que las personas tenemos la cara que nos merecemos, pues Antonio Jorge Larruy tiene la cara de persona que sabe vivir bien. A ello ha dedicado su vida y cuando compartes con él cinco minutos te das cuenta que su empeño ha colmado este objetivo con éxito. Buen tono, rostro sereno, cuerpo atlético, ojos que se han reído mucho y piel que ha respirado aire de mar. Su aspecto es igual que sus palabras y lo que predica, una gran presencia pero completamente libre de artificios, de pompa, de superioridad.
Antonio Jorge se puso al personal en el bolsillo con su primera intervención. Su mensaje es claro, directo, tan cargado de razón y sentido común que a su paso se iban escapando algún “claro”, “eso”, “por supuesto” de los labios desprevenidos de los asistentes. Nos contó como muy jovencito él supo reconocer en un entorno marcadamente elitista y lleno de modelos de éxito basados en el estatus y el dinero a una persona que sería vital en su desarrollo, al maestro que a su modo de ver llevaba una vida plena de verdad. De Antonio Blay aprendió mucho, sobretodo despertó en él la convicción de que la forma de vivir bien es conectar con uno mismo, ser consciente del momento, exprimir el presente y fluir. Y así fue como decidió que esa sería su vida y que además se dedicaría a enseñar a otras personas cómo conseguir hacer este camino, que en muchos casos supone reandar lo andado.
Espacio Interior es la casa en la que todo este conocimiento se desarrolla, se comparte, se intercambia, se habla y se da. Sin artificios ni solemnidades, este remanso de tranquilidad en el ajetreo de Barcelona se convierte cada día en un punto de encuentro de personas de todas las edades, sexo, condición social y laboral. Es una casa con la puerta abierta en la que vive, a ratos, una familia con muchos miembros. Pero aquí se va a currar, de forma agradable y sin tensión, pero con rigor, seriedad y método. Se nos propone un método para tomar el mando de nuestra vida y liberarnos de la esclavitud de nuestros pensamientos basado en 4 ejes:
1-. Meditación, como herramienta de reflexión interna para la libertad
2-. Actitud positiva, date, date y date, sé generoso sin esperar nada y tendrás todo
3-. Aceptación, de nuestras heridas, curación
4-. Reeducación, escuchamos a nuestro niño interior
Y para empezar a trabajar en casa nos pidió tres acciones concretas que nos sirven como primeros pasos en este camino hacia una vida mucho más interesante, por un lado dedicar 10 minutos a la meditación de buena mañana, los primeros 5 nos escucharemos, pararemos simplemente, no haremos nada. Los siguientes 5 minutos nos fijaremos en las cosas que pasan en nuestro cuerpo con el foco en la energía que nos mueve, que nos da la vida, lo que mueve nuestros pulmones, palpitar nuestro corazón… Ese potencial, ese lugar, es lo realmente importante. Seamos conscientes por un momento cada día de esta fuente y también del potencial a nivel afectivo, que nos hace amar, sentir… A lo largo del día vivamos cada momento intensamente, uñas y dientes bien clavados en el presente y dando todo de nosotros de forma auténtica. Y por la noche aprovechamos el momento de antes de acostarnos, que es un momento importante e intenso, para escuchar a ese niño que es nuestro inconsciente, a llenarlo de luz, de palabras bonita para que descanse feliz toda la noche.
Durante la cena se habló mucho de educación, de la importancia de enseñar mediante el ejemplo, de respetar y trabajar para conservar la pureza y sabiduría de los niños. Y de cómo, el trabajo personal, siendo consecuente con lo que queremos transmitirles es la forma más válida. Estamos haciendo prisioneros a nuestros niños de modelos de éxito basados en lo que hacemos, lo que tenemos, y no de lo que somos. Se comentó también la importancia de vaciarte, de liberarte de ataduras para convertirte en una persona llena, una bonita paradoja, verdad? Y del futuro, esa gran mentira que nos mantiene esclavizados.
Antonio Jorge Larruy nos invitó a experimentar la meditación, en un ambiente poco propicio dedicamos unos minutos a practicar lo hablado durante la cena, hubo algún cabezazo, alguna risa ahogada pero también se produjo un momento muy especial que los asistentes recordaremos. Y tal como quedamos, este camino que ayer empezamos requiere constancia, trabajo, rutina y se queda en nada si acaba con el último sorbito de café.
Como siempre, gracias, gracias y mil gracias a todos por vuestra complicidad, por sumaros a esta mesa en la que pasan cosas especiales y sobretodo a ti, Antonio Jorge, por tu generosidad!

Deja tu comentario

Deja un comentario

css.php