¿Qué estarías dispuesto a hacer para vender un piso?

El pasado 10 de marzo el blog del col·legi d’Apis Rebeca Pérez nos dedico este artículo tan majo 🙂

Hay agencias inmobiliarias de todo tipo, pero no sabemos cómo clasificar a Keli. Una cosa sí sabemos, con Keli nunca te aburres. Su comunicación tiene chispa y hablan el lenguaje de la calle. Son descarados. Son sorprendentes. Se atreven con todo. Tienen un punto kamikaze y canalla, en el mejor de los sentidos.Señores y señoras, esto es inmobiliaria free style… ¡y en ocasiones extrema!

¿Qué estarías dispuesto a hacer para vender un piso?

 

 

 

 

 

 

 

 

 

A los hechos nos remitimos. Mira esta foto y dime qué ves. ¿Es un simple tatuaje? No. Es un agente inmobiliario cumpliendo una promesa: tatuarse en el brazo el hashtag #sellordie porque ha conseguido vender un piso en menos de 30 días.

Sea cierto o sea un fotomontaje, eso es lo de menos. Porque esto no lo hace nadie, o lo hacen pocos. Pero, ¿a ese punto de locura (estudiada) cómo se llega? Ventura Garrido, el API que está al frente de Keli, junto con su mujer Queta Xampeny, asegura que Keli no es más que “una familia que ayuda a otras familias a encontrar su casa o a vender la que ya no les encaja”.

Afirma que asesoran a sus clientes como asesorarían a un hermano. “Nos gusta además crear un vínculo con las personas con las que trabajamos más allá de la compra o venta de su casa. Muchos de ellos se acaban convirtiendo en amigos. ¡La verdad es que tenemos unos clientes muy guays!”. Son, en definitiva,una familia que quiere ser como de la familia para sus clientesy que “intenta pasarlo muy bien con su trabajo”, como dice Ventura.

Por eso no nos extraña que hagan tantas cosas y tan diferentes. “Organizamos Sopars en positiu (una iniciativa que tiene como objetivo fomentar la emprendeduría, proyecto que fue finalista en los premios de marketing que organiza CRS cada año y que presentamos en Inmociónate), hemos organizado una vermut party en un piso en venta, fuimos de los primeros en apostar por el homestaging en Barcelona hace ya 6 años… Echamos imaginación e intentamos sorprender a nuestros clientes, creo que esta es la base de nuestra propuesta”. Así define Ventura lo que hace Keli.

Y es que “tenemos que suplir la falta de años de experiencia con imaginación y capacidad de sorprender”, puesto que Keli nació casi por obligación en el 2008. La promotora de la familia de Ventura acabó de construir un edificio en el verano de ese mismo año y no conseguía vender los pisos, así que Ventura y Queta se animaron a intentar vender su propio producto… después los pisos de los clientes que querían comprar uno de sus pisos …y así el negocio fue creciendo y configurándose como agencia inmobiliaria con todas las letras.

¿Qué estarías dispuesto a hacer para vender un piso?

¿Su metodología? “Trabajamos a fondo nuestra base de datos y también con las redes sociales. Es una fórmula con la que nos sentimos cómodos, lo pasamos bien y nuestros clientes lo valoran”. De hecho, aseguran que gracias al conocimiento de las necesidades de sus clientes, tienen unos ratios de venta inferiores a 4 visitas por venta.

“Keli es un proyecto familiar, somos artesanos y nuestro punto fuerte es que tratamos cada proyecto, cada exclusiva, con mimo y estrujándonos la cabeza para pensar fórmulas que nos permitan llegar hasta nuestro comprador”. Esas fórmulas pasan necesariamente por desarrollar planes de marketing a medida de cada cliente y vivienda, en los que tienen cabida hashtags muy gamberros, acciones de comunicación creativas, fotos muy locas de la @kelyfamily y hasta memes desternillantes.

“Keli es como es, hay gente a la que gustamos y otra a la que no”, manifiesta divertido Ventura.

Lo que está claro es que el mercado está cambiando y también los agentes inmobiliarios. “Yo creo que estamos en un momento inmejorable y eso nos hace más indispensables que nunca si sabemos ver las oportunidades. La colaboración entre profesionales, sin ir más lejos, está a la orden del día. Esto nos da información, nos da datos, nos da una fuerza de ventas sin igual, nos da capacidad de llegar a muchísimos clientes… Si somos capaces de transmitir esto a los vendedores tenemos la partida ganada. Y no vale decir sí a todo lo que él quiera. Nuestros clientes se merecen que tengamos un criterio profesional, que seamos firmes y honestos. Volviendo a la familia, yo no le daría un mal consejo a alguien a quien aprecio y con mis clientes sigo la misma norma”, garantiza Ventura.

Deja tu comentario

Deja un comentario

css.php