No digas que no, no digas que no!

Como rezaba la canción de Miguel Bosé Amante Bandido, piénsalo muy bien antes de rechazar una oferta por tu propiedad en venta. Los primeros 40 días en los que tu piso sale al mercado son cruciales y no te puedes permitir desaprovecharlos. Los compradores que están maduros, que tienen ganas de comprar están muy atentos a las novedades y cuando hay una interesante son los primeros que se lanzan a por la presa fresca. Ellos conocen los precios realistas, el precio de los pisos que se han vendido, no en vano seguro que se les ha escapado alguno de las manos. Son compradores expertos y la oferta que te hacen es en base un conocimiento realista del mercado.


Es humano y normal que tu, como vendedor que acaba de poner una casa en el mercado y recibe una oferta de inmediato, pienses que las que vendrán en un futuro serán superiores. La experiencia nos dice que va a pasar todo lo contrario. Para que te sirva como ejemplo, el primer día de rebajas entre los compradores se produce una sensación de urgencia por encontrar una pieza interesante, ese día es cuando se produce más movimiento, lo que no se vende en este primer impulso ya cae en desgracia, son prendas que se quedan olvidadas en un estante, arrugadas y manoseadas, “si nadie las ha querido será por algo”, piensan los compradores… y solamente se venderán ya en las segundas rebajas y a precios de saldo.
Así que, si queremos vender una casa, tenemos que afinar bien la estrategia, salir con un precio atractivo, ofreciendo la cara más atractiva del producto que queremos vender y dominando el mercado en el que nos movemos.

Deja tu comentario

Deja un comentario

css.php