Este post es sólo para propietarios…

Si tienes un piso o una casa en venta me gustaría hacerte reflexionar sobre un temita que nos ronda hace tiempo… yo llamo a muchos teléfonos de personas que tienen un piso en venta y tiene apuntado un número ya sea en un cartel o en un portal inmobiliario. Tenemos un montón (más de 500 clientes compradores) que nos han pedido que les encontremos su piso en la zona alta, razón por la cual nuestra principal obsesión es encontrar buenos pisos para hacer felices a nuestros compradores.

Pues bien, aquí va mi reflexión, si tienes un producto en venta, un producto tan caro, es importante que pienses que detrás de cada llamada puede estar tu comprador. Imagina que estas pidiendo 300.000 euros por tu piso, pues imagina que al otro lado de el teléfono hay 300.000 euros y si no respondes los pierdes. Jiña verdad? O que si tu atención no es buena estos 300.000 euros se van a otro lado. Glups!

O estos anuncios donde pone: “llamar sólo de noche”. Ostras! Con un mercado como el actual, en el que la demanda se ha reducido un 80%, decir que la persiana de tu tienda sólo abre unas hora al día, en vez de facilitar las cosas las estás poniendo difíciles a los poquitos compradores que hay. Imagina que buscaras trabajo, pondrías en tu CV: “llameme sólo de ocho a diez de la noche, el resto del día me está usted molestando!”. Pues estás haciendo lo mismo!

Destrás de nuestra llamada está el encargo de muchísimos compradores que hartos de dar vueltas y decididos a dedicar su tiempo en cosas que les apetecen mucho más, nos han encargado que busquemos para ellos una buena casa. Cada uno tiene su historia, una pareja con idea de tener hijos, una mujer que busca una terraza para poner las flores que ahora no puede plantar o otra que tiene los hijos mayores y su piso es demasiado grande, o una familia que quiere acercar su vivienda al colegio de sus peques… Una tras otra hasta superar los 500, así que si un día llamo preguntando por tu piso, puedes estar contento, seguro que es tu día de suerte 🙂

Aquí se acaba el tirón de orejas, perdona que me haya tomado esta licencia pero te lo tenía que decir, es mi guerra de cada día. Ahora te planteo la solución, tu también estás harto de tener tu propiedad a la venta, lo entiendo. El mercado está complicado y convulso, recibes visitas que se van y luego… el silencio. Todo el mundo te dice cosas diferentes, que lo vendes barato, que si van a subir, que trabajo con rusos, que se desploman los precios, que los bancos… Si, todos tenemos cuñados sabios, porteros sabios, camareros sabios… Escucha sólo a quién te aporte datos contrastados, a quien te ofrezca soluciones, a quien se comprometa con tu casa y exígele resultados immediatos, no pierdas tu tiempo.

Y ojalá que decidas trabajar con nosotros porque nada nos gustaría más que ser la solución que necesitas para sacarte este peso de encima, porque nada, nada, nos hace más felices que ayudarte en este camino.

Deja tu comentario

Deja un comentario

css.php