Como vender una casa

Cómo vender tu casa, BIEN!

Cuando Virginia nos dijo eso de “quiero vender mi casa” ya venía de un proceso bastante pesado y tedioso y había seguido varios caminos sin éxito. Se trataba de un bajo en Vallcarca y así, a priori, con esta descripción, pues la verdad es que no era un producto que pudiera hacer morir de amor a ningún comprador. Y tampoco era una ganga que digamos, Virginia había marcado un precio que a ella le permitía llevar adelante los planes que quería emprender y estaba muy atada a una cifra y dispuesta a negociar poco o nada. Este panorama tan poco alentador es el que seguramente veían otras agencias que habían llevado la comercialización de esta casa.

Nuestra fórmula para vender BIEN una casa

Ahora te voy a contar lo que vimos nosotros en esta operación. Cuando Virginia nos preguntó cómo podía vender su casa la visitamos. Se trataba de una pieza casi única en el barrio, una planta baja soleada y luminosa en la calle más bonita y tranquila de la zona. Obviamente no era un piso para alguien que buscara algo convencional, por suerte! Esto nos permitía dirigirnos a personas románticas, sensibles y que realmente valoraran adquirir una pieza con tanto encanto.

Pues bien, el precio (aún siendo siempre un factor muy importante) ya no era el factor que importaba más a los compradores a los que nos dirigíamos. Si no te importa vivir en una casa de 1910 o en un piso del año 79 entonces no eres el cliente que busco para esta casa ya que te fijarás sólo en su precio y le encontrarás todo tipo de pegas. Si tu quieres vivir en una casa de 1910 entonces sí eres el comprador al que busco, ya que sabrás igual que yo, que casas así no hay a este precio.

La casa de Virginia se vendió en poco más de una semana porque desarrollamos junto a ella una correcta estrategia de venta a medida de sus necesidades. Conseguimos generar unas 10 visitas, todas ellas de gran calidad, de clientes que valoraban un producto especial como el que vendíamos. En nuestro artículo Vender mi casa, por donde empiezo encontrarás otros truco que utilizamos para tener éxito en nuestros encargos.

Consejos para cuando lo tienes claro: Quiero vender mi casa!

Cuando tomas la decisión: quiero vender una casa es importante preguntarte además ¿Cómo vender una casa? Es probable que vendas pocas a lo largo de tu vida y que el ensayo te salga caro ya que quizás podrías haber vendido mucho mejor tu casa con una buena estrategia. Y a menudo, cuando te das cuenta de que podrías haberlo hecho mejor, ya es tarde. Lo primero que deberías preguntarte al vender una casa es qué la hace especial, qué aspectos de esta vivienda crees que podrían enviar una flecha al corazoncito de un comprador. De este pequeño detalle depende el éxito de tu operación así que hay que romperse el coco. Hay gente que nos pregunta: ¿Cómo se vende una casa? Pues es sencillo y tremendamente complicado a la vez, ya que debemos dominar el arte de la seducción. Debemos despertar los sentimientos de la persona que la visita y sólo tenemos como un cuarto de hora, que es lo que dura la visita. En realidad más, ya que la cita empieza a tener éxito antes, ya en su preparación. En cómo atendemos la llamada, qué información aportamos, qué trato tenemos con los posibles compradores y un sinfín de pequeños detalles que si se alinean (y para eso hay que currar mucho, formarse, tener experiencia…) acaban con la música de dos copas de cava brindando por una casa vendida y una nueva a punto para estrenar.

Vender piso Barcelona

Y lo mejor de vender tu casa, las historias

Cuando tu misión como empresa es realizar los sueños que tienen las personas en relación a sus hogares. Cuando te has propuesto que vender BIEN la casa de tus clientes sea tu razón de existir está claro que tienes que pensar en todos estos detalles. Tienes que convertirte casi en un o más de la familia y compartir estos sueños casi como si fueran tuyos también. Crear un equipo sólido y estar a su lado en todos lo momentos en que las dudas asalten, a quién no le da un poco de miedo un cambio importante? Pues vender una casa, lo es. Generar unos fluidos de comunicación ágiles y al fin y al cabo hacer lo que hacen las personas de toda confianza, cumplir con tu palabra. Hay operaciones en que todo esto fluye, en el caso de Virginia (si te fijas, siempre hablamos de personas, nunca de casas), fue muy fácil. La complicidad nació como por generación espontánea, es tan agradable tener a clientes así! Y claro, con ella al frente (que es un torbellino), la Keli family (entregada al 110%) y el resto del equipo, con el sacrificado Nacho de paseo todo el día y manteniendo la casa como un jaspe y nuestro Matt, el auténtico artífice de todo esto, con sus manchas, su elegancia y su postura distinguida y vigilante, que acabó dando el visto bueno a la futura y encantadora nueva moradora de esta maravillosa casa del 1910, todo acabó con la música de las dos copas haciendo, chin-chín!

Deja tu comentario

Deja un comentario

css.php