Cenando con Ignacio Lao

Sopars en positiu de vistió de Navidad en la cena de ayer noche. El espacio recogido y acogedor, una buena cena, el número perfecto de comensales para favorecer una conversación animada y fluida, un tema de conversación sorprendente y apasionante y un montón de caras conocidas… Qué es sino una buena cena navideña? Pues esto exactamente!

Hoy, aún con un poco de sueño acumulado en los párpados, pienso en que estas cenas van en una muy buena dirección. Hemos dado con una ecuación de éxito y estoy feliz: tenemos a un protagonista de excepción, el doctor especialista en genética y genómica, Ignacio Lago, unos comensales inquietos, inteligentes, participativos y divertidos y un espacio bonito y cómodo y todo fluye de manera agradable.

Ignacio pasó un buen rato compartiendo sus conocimientos, con generosidad, hablando bajito, como aquél que no se da importancia, y convirtiendo un tema aparentemente complicado para los no entendidos en una reflexión entendedora, cercana y apasionante sobre cómo cambiará la forma en que nos cuidamos en pocos años. Cuando habla de su especialidad se le encienden los ojos, le brillan, no puede esconder que comunicar lo que tan bien conoce le llena de satisfacción y es que no es para menos, estar en la primera fila de trincheras de una batalla que puede cambiar el curso de la historia no es poca cosa.

Yo me quedé con la sensación de que estamos ante una revolución positiva, que va a mejorar nuestra calidad de vida, la hará más larga y mejor y que vamos a verlo nosotros mismos en pocos años. No tenemos que esperar años, a la vuelta de la esquina tenemos Genomic Genetics Internacional dónde podemos hacernos el test genético por poco más de 1.000 euros. Conocer nuestra información genética nos permitirá comer de una forma adecuada para nosotros, tomar los medicamentos que realmente nos son útiles y beneficiosos, vivir en el espacio que más nos conviene (y allí estaremos la Keli Family para encontrar esa casa, jijiji), hacer un deporte óptimo… Ignacio lo explicó de una forma tan sencilla, tan simple, que parece increíble que no andemos todos aún con nuestro test bajo el brazo.

Reflexionamos cómo puede incidir en la industria farmacéutica, en el consumo de alimentos, en el ocio, en definitiva, como va a incidir en nuestra vida conocer nuestros puntos débiles y fuertes. El ejemplo del campo de minas es muy gráfico, si tuviéramos que cruzar un campo de minas sin referencias tendríamos pocas posibilidades de tener éxito, el test genético nos ofrece un mapa con las minas señaladas, de este modo el camino será infinitamente más sencillo.

Genética y nutrición se dan la mano en esta revolución, Ignacio nos explicó cómo están investigando sobre casos de autismo en los que cambiando algunos hábitos alimenticios se han obtenido mejoras importantes en el bienestar de los pacientes.

Pero por suerte no todo está escrito y es determinante en nuestro espectro genético, allí lo que encontramos son potenciales, los factores externos, la voluntad, la forma de entender la vida, el ejercicio y otros factores nos ayudan a modificar la forma como estos genes de manifiestan. Así que en realidad podemos llegar a ser casi lo que queramos aunque nuestra genética no esté especialmente diseñada para el objetivo, con constancia, esfuerzo y trabajo puedes llegar igual. Esto se ha demostrado en grandes deportistas y campeones del mundo en su especialidad, no todos los que han llegado a la cima tienen los genes que les facilitan el camino sin embargo, esto no les ha impedido ser los mejores. Una buena lección, verdad?

Las personas más longevas del mundo, los que han superado los 100 años, tienen en común una cosa, son normalmente gente positiva, risueña y alegre así que, amigas y amigos, tengo el placer de comunicaros que tenemos un montón de cenas por delante 😛

Gracias como siempre a nuestro súper invitado y sobretodo a todos los valientes que desafiasteis la fría noche ventosa para protagonizar esta aventura positiva, sois lo más!!

Los libros de los que hablamos y que Ignacio nos recomendó:

Voces del desierto, de Marlo Morgan

What If?, de Randall Munroe

La doble hélice, de James D. Watson

Deja tu comentario

Deja un comentario

css.php