Aporta valor!

Un anuncio hace tiempo te preguntaba: “cueces o enriqueces?” Sí, es verdad, está muy de moda últimamente hablar de aportar valor y estos conceptos de tanto repetirlos parece que quedan vacíos, que se convierten en una especie de frase hecha. Pues voy a decirte algo, si quieres vender una casa vas a tener que darle valor, eso si quieres venderla bien, claro está. Para que un consumidor perciba una compra positivamente tiene que estar comprando algo cuyo valor es mayor a su precio. O dicho de otro modo, si le parece que lo que está comprando tiene mucho valor y un precio bajo, estará felicísimo. Lo comprará rápido, decidido y con miedo a que otro comprador igual de listo que él, se lo arrebate.

Hasta aquí vamos bien, verdad? Se entiende fácilmente. Todos hemos sido alguna vez este comprador que se ha llevado el trofeo a su casa y orgulloso lo ha exhibido bien fardón ante sus amigos. Recuerda tu sensación de bienestar, de estar convencido de la súper compra que habías hecho. Pues bien, si queremos conseguir que a nuestros compradores les pase exactamente esto con nuestro piso tenemos dos opciones. Cocer o enriquecer? Podemos bajar el precio de la casa hasta convertirla en una ganga. Es una opción. O bien podemos elevar el valor del piso y conseguir que su precio se convierta en ganga. Si eres de la segunda opción, eres de los nuestros, sigue leyendo porque te damos las claves para conseguir dar valor a tu vivienda:

1-. Prepara bien tu casa PARA LA VENTA, que no es lo mismo que para que tú vivas en ella. Hay que cuidar un montón de cosas para una perfecta primera impresión en el momento de la visita. No se trata tanto que invertir mucho dinero, para nada, se trata de hacerlo en los aspectos claves que interesan a los compradores. Con nuestro sistema Flat MakeUp conseguimos maravillas.

2-. Que todos los soportes sean coherentes. El anuncio tiene que enganchar, tiene que seducir. Las fotos, profesionales, sin duda. El texto tiene que emocionar, ha de establecer un vínculo emotivo con tu comprador. Limitarse a informar de las características objetivas no es apelar al corazón sino al cerebro. Si cuelgas un cartel también tiene que ser chulo, por ejemplo, no puedes querer que te paguen mucho dinero por un piso y colgar un cartel rosa fluorescente con un teléfono garabateado a mano.

4-. Aportar información que al comprador le proyecten en las posibilidades que tiene esa vivienda y no en la inversión. Podemos mostrarle qué distribuciones posibles habría adaptadas a sus necesidades, de esta manera no tendrá que imaginar y pensar en la fortuna que gastará y se focalizará en lo maravillosa que puede quedar esa casa y lo adecuada que puede ser para él.

Además de muchas otras cosas, esto es lo que hacemos en Keli para conseguir vender mejor las casas que trabajamos. Al fin y al cabo, consiste en mimarlas, quererlas y buscar a personas que también las vaya a amar como lo has hecho tú!

Deja tu comentario

Deja un comentario

css.php